Agentes de Pastoral

El “Proyecto Educativo Jesuitas Loyola” afirma que una de las dimensiones trasversales que debe inspirar “toda actividad y proyecto que llevemos a cabo” es la dimensión espiritual.

Esta dimensión se refiere al cultivo de la interioridad y la dimensión espiritual de las personas en sentido amplio, pero incluyendo la oferta explícita de un proceso que permita crecer en la experiencia de la fe tanto a jóvenes como a adultos. Este proceso ha de promover el sentido trascendente de la vida y el crecimiento en la experiencia del Dios de Jesús.

Nuestro punto de partida es, por tanto, que todo el centro debe ser evangelizador; es decir que la misión de anunciar el mensaje de Jesús de Nazaret no debe ser responsabilidad de una serie de especialistas, sino un quehacer en el que todos los educadores del colegio, comenzando por el Equipo Directivo, se sientan inmersos.

Aun desde esta premisa, en el Colegio existe una comisión de Pastoral que se encarga de animar, programar y desarrollar las actividades que a lo largo del año se llevan a cabo. Forman parte de ese grupo los pastoralistas de cada uno de los cursos y también la persona responsable de la Pastoral en la Escuela Química y Electrónica. Son un grupo de hombres y mujeres, jesuitas y laicos, de perfiles diversos, pero que se sienten llamados a anunciar la Buena Noticia del Reino.

Los pastoralistas forman parte del equipo de tutores del curso en el que se encuentran situados, independientemente de que tengan asignada o no una tutoría. De este modo, tutores y pastoralista conforman un equipo de personas que atienda a todas las necesidades de los alumnos y les ayude a crecer en todas las dimensiones: personal, académica, familiar, espiritual…

La comisión de Pastoral del Colegio está vinculada a las comisiones del resto de los colegios de jesuitas de la Provincia de Loyola (Durango, Donosti, Vitoria-Gasteiz, Pamplona y Tudela), con los que compartimos  motivación, propuestas y actividades. Existen diversas comisiones y equipos de trabajo que nos ayudan a llevar adelante nuestra labor. Existe un equipo de trabajo por cada etapa educativa (Infantil-Primaria, ESO y Bachillerato), un equipo que reúne a los coordinadores de la Comunidad Arrupe de cada una de las ciudades y la así llamada Subcomisión de Pastoral Juvenil y Vocacional Colegial, en la que los delegados de Pastoral Juvenil y de Educación se juntan con los coordinadores de las comisiones de Pastoral de los centros.

Finalmente, en la actividad pastoral, especialmente en el seno de la Comunidad Arrupe y de Indautxuko Eskautak, contamos con la colaboración de un gran número de monitores voluntarios que, después de haber pasado por esos procesos, deciden acompañar a otros chicos y chicas en su intento por descubrir a Dios, vivir en comunidad y comprometerse por lograr un mundo más justo.

×