Objetivos

Las finalidades que perseguimos responden en definitiva a seis grandes peguntas: ¿qué tipo de personas queremos formar? ¿Qué Jesús, Iglesia, fe y moral queremos transmitir? Y ¿qué elementos de la espiritualidad ignaciana podemos emplear para llevar a cabo esa tarea?

a) buscamos una persona “equilibrada, intelectualmente competente, abierta al crecimiento, religiosa, compasiva y comprometida con la justicia en el servicio generoso al Pueblo de Dios”

b) queremos transmitir a un Jesús humano, que muestra y vive una coherencia total con el proyecto que Dios Padre tiene para las personas; las imágenes de ese Jesús son “Amigo, Señor, Palabra, Transparencia, Uno con el Padre…”

c) queremos vivir la Iglesia como Pueblo de Dios, como comunidad, que se preocupa por las personas que sufren, que las acompaña y que construye el Reino de Dios aquí y ahora

d) proponemos una fe que es “vivencia y es opción personal, una actitud que engloba a toda la persona”

e) queremos transmitir una moral basada en el Evangelio de Jesús y

f) todo ello basado en la espiritualidad ignaciana y en los Ejercicios Espirituales

(Tomado de “Retos y Fines de la Pastoral Juvenil Ignaciana”, 2002)

La respuesta a estas preguntas difiere en cada etapa, puesto que, lógicamente, se produce una gradación en los objetivos.

Los objetivos por curso los podéis ver y descargar desde el siguiente PDF.

×