Por qué la Pastoral

Toda la actividad docente del Colegio Nuestra Señora de Begoña—Jesuitas Indautxu tiene como punto de partida la persona. Lo más importante en todo el proceso de enseñanza aprendizaje es la persona: su punto de partida, sus circunstancias particulares, sus capacidades, sus posibilidades… Consecuentemente, toda la actividad pastoral parte del mismo principio: la centralidad de la persona en su globalidad. Dentro de la complejidad de los seres humanos, hay algunas preocupaciones que nos son comunes y que facilitan especialmente el trabajo desde la pastoral.

Así, el ser humano busca en su interior respuestas a las preguntas que le surgen en su intento de comprender el mundo y la existencia. Necesita conocer los porqués, conocerse a sí mismo. Desde la pastoral, intentamos trabajar esa dimensión de interioridad de nuestros alumnos.

Pero las personas también se sienten conmovidas e interpeladas por la realidad circundante, por la constatación de que hay muchos seres humanos en el mundo que sufren. Esas situaciones de dolor despiertan en muchas personas el deseo de ayudar a sus semejantes. Desde la pastoral, intentamos trabajar también esta dimensión de solidaridad.

Finalmente, podemos ver que los seres humanos tienen la necesidad de vivir juntos, de convivir, de asociarse con otras personas, con las que comparten vida, trabajo, aficiones, creencias… El ser humano no puede ser entendido en soledad. Desde la pastoral, intentamos trabajar esta dimensión de la convivencia.

Y este trabajo lo hacemos porque creemos en la fuerza transformadora del Evangelio y por eso nos empeñamos en el anuncio de la Buena Noticia del Reino. En esta labor nos sentimos acompañados y enviados por la Compañía de Jesús, para la cual, la evangelización es una parte esencial de su misión.

×